“Cuando la RSC viene de arriba, cuaja”

03/04/2017
IESE
Antonio Argandoña IESE

Antonio Argandoña es economista, amante del bacalao ajoarriero y las preguntas bien planteadas.

Responsable de la cátedra Caixabank de Responsabilidad Social Corporativa del IESE, con él conversamos sobre prevención y RSC. 

 

Unifikas: Cuando hablamos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) hablamos también de la seguridad de las personas, el respeto por el medioambiente y la calidad de productos fabricados de manera sostenible. Pero, ¿hasta qué punto las organizaciones tienen dificultad para intregrar estos ámbitos? 

Antonio Argandoña: Todavía hoy, el tema de la RSC se ve como una parte independiente, como un silo más, cuando en realidad debería ser transversal y estar en todas partes. En estos años he conocido a profesionales que me decían: “Antonio, me han nombrado director de RSC de mi empresa, ¿qué hago?” Y yo sólo podía desearles que el director les convocara para una reunión de al menos cuatro horas: sin visitas, sin llamadas, nada.

Ellos dos, a solas, sentados en un despacho, papel y lápiz en mano, el responsable de RSC escuchando al director y tomando notas: sobre el mercado, sobre la empresa y los empleados; sobre lo que están haciendo bien y lo que parece que están haciendo mal. Y sólo luego, desearía que el director general mirara al nuevo cargo y le dijera: ¿has tomado nota de todo? Pues la semana que viene me presentas un plan. Pero esto no existe. Existe en algunas empresas, pero son pocas… 

"En cuestiones de RSC no podemos confundir la forma con el fondo" 

Unifikas: ¿En qué tipo de empresas le parece que está más presente? ¿En multinacionales con presencia en España, pymes, nacionales con presencia en el extranjero…? 

Antonio Argandoña: El problema viene cuando concebimos la RSC como una tarea más. No se trata sólo de cumplir con la ley, la pregunta que un director general debería hacerse es: ¿estamos realmente cuidando la calidad? ¿qué dicen nuestros empleados? ¿y nuestros clientes? 

Al final, cuando la RSC viene de arriba, cuaja. Hay un problema, y es que, a veces, el directivo de tercer o cuarto nivel, buscando proteger su puesto, sólo le cuenta al directivo lo que quiere escuchar, cumplir con la Global Reporting Initiative (GRI) y completar memorandums de muchas páginas, pero la RSC es mucho más: no podemos confundir la forma con el fondo. 

Unifikas: ¿Es Usted pesimista? 

Antonio Argandoña: Al contrario, soy enormemente optimista. Hace quince años nadie hablaba de la RSC, pero ahora, en estos momentos, todo el mundo vibra con el tema. ¿Por qué? Porque lo piden los inversores; porque lo demanda el gobierno, y también la opinión pública; porque las organizaciones no quieren pillarse los dedos, y si les cogen en un renuncio les puede costar millones… Lo interesante del proceso que estamos viviendo es que tal vez, el primer día, una empresa plantea acciones de RSC porque es algo novedoso. El segundo, porque está bien visto; el tercero, porque es útil, el cuarto, porque es buen para ellos… Y al final, la empresa se convence y se da cuenta de que realmente vale la pena. 

 

Unifikas: ¿Qué opinión le merece el nuevo concepto de marca empleador? 

Antonio Argandoña: Creo que, más allá de las modas, estas iniciativas ayudan precisamente a eso, a poner unas bases. Lo que no me atrevería a afirmar es que lo hagan desde el convencimiento, sobre todo por parte de los altos directivos. En ese punto, te diría que hay muchas iniciativas, pero no estoy seguro de que hayamos interiorizado la esencia de la RSC. 

"El día que un director se para a pensar y dice: "no estoy seguro de que estemos haciendo bien las cosas", ese día algo puede empezar a cambiar"

Unifikas: ¿Dónde reside esa esencia? 

Antonio Argandoña: En la dirección. El día que un director se para a pensar y dice: “no estoy seguro de que estemos haciendo bien las cosas"... ese día algo puede empezar a cambiar. La primera idea, sobre todo pensando en las PYMES, que en España forman el grosso de nuestra actividad, es que debemos ser realistas. Si una PYME coge la GRI y ve que tiene que enfrentarse a centenares de tipos de medidas, se hunde en la miseria sólo de pensarlo. Pero, qué pasa si esa misma PYME mira a su alrededor y simplemente piensa: ¿qué estoy haciendo mal? Y descubre tres cosas, se pone a trabajar para corregirlas y lo consigue. Enhorabuena. ¿Cuál será su mejor plan de RSC al año siguiente? Marcarse otras tres y seguir trabajando. 

"Al final, no se trata sólo de cumplir con un listado. La pregunta es: ¿De verdad eres socialmente responsable? ¿La gente de tu empresa lo cree?" 

 

Unifikas: En este sentido, ¿le parece que las empresas están siguiendo un orden natural? 

Antonio Argandoña: Las empresas necesitan de la Comisión de Responsabilidad Social o de algo parecido. Y también contar con un director de RSC, aunque sea a tiempo parcial. Necesitamos la ISO 26000 y la Global Reporting Initiative, pero corremos el peligro de cuidar las formas y perder el fondo. Al final, no se trata sólo de cumplir con un listado: “ya está, ya somos responsables”. No. La pregunta es: ¿Lo eres de verdad? ¿La gente de tu empresa se lo cree? Tus empleados, cuando entran a trabajar, ¿cierran una ventana abierta para que no se escape la calefacción? 

 

Unifikas: Pero a veces hay gente que no siente esta cultura, que no se contagia… 

Antonio Argandoña: Vamos a plantearlo al revés: ¿por qué la dirección no es capaz de contagiarles? Es verdad que a veces hay personas que no entienden o no comparten la cultura de una empresa, por eso los procesos de contratación son tan importantes, porque la cultura de una empresa es algo que se construye entre todos, es algo que comienza con el proceso de selección. 

Te contaré una anécdota que ilustra esto bien: El nuevo presidente de una empresa americana decide visitar las plantas de su empresa. Cuando llega a una de ellas, el responsable de fábrica le recibe: “Buenos días señor presidente, bienvenido. Pase, por favor, vamos a saludar a la recepcionista”. El presidente se le queda mirando un poco sorprendido, hasta que el directivo le explica que esa señora es en realidad la voz de la empresa: “Todas las llamadas pasan por ella, es la voz de la empresa, así que venga…  y salúdele”. 

 

Unifikas: A nivel de cultura, ¿cómo convertir la prevención en algo que va más allá de la siniestralidad? 

Antonio Argandoña: Estáis en ello. Para mí, lo más importante como empresa es hacer esta reflexión: ¿cuál es nuestra misión? Y luego, respecto a los trabajadores, hay que ir más allá de la ley y preguntarse: ¿qué riesgos corre la gente aquí? Y adelantarse. Adelantarse a los problemas es un punto clave, identificar los riesgos físicos, económicos, de reputación de la empresa. La diferencia es que uno pasa de cumplir con todas las especificaciones a responsabilizarse de verdad: la gente no debería venir a obedecer instrucciones de seguridad en su puesto de trabajo, sino a sentirte seguro en su puesto de trabajo: se trata de poner a las personas al mando de sus vidas. 

 

Unifikas: A nivel del conjunto de indicadores, ¿echa en falta alguno en estos momentos? 

Antonio Argandoña: Los indicadores son buenos, pero ¿hasta qué punto los estamos utilizando para dirigir? O, dicho de otra manera: ¿Qué queremos medir? Porque los indicadores deberían sobre todo ayudar a los distintos departamentos a obtener la información que necesitan para hacer bien su trabajo. Ultimamente tengo esta obsesión por las buenas preguntas, porque cuando uno se para y se hace la buena pregunta… es más fácil acertar con la respuesta. 

Unifikas: Hablando de organizaciones que operan en distintos territorios, ¿hasta qué punto es importante lograr trasladar la cultura preventiva a todos los territorios en los que la empresa opera?

Antonio Argandoña: Cuando una organización trabaja a nivel global, trasladar su cultura de empresa es fundamental. Puede que la ley sea más laxa en el país en el que operas, pero es responsabilidad de la empresa trasladar sus altos estándares a todas las geografías en las que está presente, hacer que a todo el mundo le quede claro que en esa organización la seguridad de las personas no está en juego.

"En cuestiones de RSC, comunicar pasa, sobre todo, por hacer"

Unifikas: Hay un gran calado de comunicación en todo esto, ¿no? 

Antonio Argandoña: Sí, pero en este punto, comunicar pasa, sobre todo, por hacer. Los hechos son los que hacen que la gente reaccione y piense: "caray, esto va en serio". 

 

Unifkas: ¿Cree que en este sentido la RSC puede actuar como una palanca de la Prevención? 

Antonio Argandoña: Sí, totalmente. Primero, porque si limitas la RSC a lo que hace el Comité de RSC y la Alta Dirección, estás perdiendo el tiempo. La RSC la hace la recepcionista, el chico de los recados y el que está en el ordenador, el que atiende al cliente y el trabajador que se sube a un andamio. El proceso es lento, pero es el rasgo más característico de las empresas excelentes, esas en las que uno quiere trabajar, lugares donde se aprecia y respeta a los demás, donde se piensa en el cliente, y uno trabaja convencido de que su trabajo, incluso el que no se ve, sirve para sacar adelante un proyecto. 

 

Unifikas: Esta pregunta es común a todos nuestros entrevistados: Si tuviera que pedir un deseo para el futuro, ¿cuál sería? 

Antonio Argandoña: Lograr que la RSC entre de verdad en los procesos de dirección de las empresas y se entienda, no como un conjunto de regulaciones a cumplir, sino como un medio esencial para conseguir que una empresa sea un proyecto con objetivos compartidos: tú y yo vamos a trabajar juntos para sacar esto adelante. 

 

Puedes seguir los artículos de Antonio Argandoña en su blog. Y también a través de su cuenta de Twitter. Para conocer nuestro sistema de gestión integrado, solicita una demostración de producto o escríbenos. 

+ de cerca

Quién es: 
Antonio Argandoña
A qué se dedica: 
Titular Cátedra CaixaBank de RSC y Gobierno Corporativo del IESE
Ámbitos de trabajo: 
Responsabilidad Social Corporativa

Añadir nuevo comentario